Información

Del hielo de la Tierra al hielo del universo - Erga Edizioni

Del hielo de la Tierra al hielo del universo - Erga Edizioni


Reseña del libro

Del hielo de la Tierra al hielo del universo

de Claudio Smiraglia, Ignazio Ezio Tabacco, Mario Di Martino, Simonetta Di Pippo, Cesare Guaita

Título

: Del hielo de la Tierra al hielo del universo

Autor

: de Claudio Smiraglia, Ignazio Ezio Tabacco, Mario Di Martino, Simonetta Di Pippo, Cesare Guaita

editor

: Erga Edizioni

Collar

: Quaderni dei WednesdayScienza de los amigos del acuario de Génova

Fecha de publicación

: Octubre de 2007

Número de páginas

:152

Costo

: 12,00 euros

Tipo de papel utilizado

: el libro está impreso en papel libre ecológico

Ilustraciones

: 40 páginas de fotos y / o ilustraciones al final del libro

"Del hielo de la Tierra al hielo del universo" es un libro de la serie Quadernidei Wednesday Ciencia de los amigos del acuario de Génova de la editorial Erga, que agrupa las intervenciones de varios ponentes durante los encuentros celebrados en el acuario de Génova.

Como dice el título, el libro habla de hielo, terrestre y planetario para encontrar analogías pero sobre todo para encontrar vida más allá de la tierra.

En el primer capítulo: "Los glaciares, el féretro frío de la Tierra" el autor nos muestra el cuadro devastador de la situación de los glaciares terrestres, destacando que "la formación, supervivencia y extinción de un glaciar dependen de un delicado equilibrio entre lo que se acumula aguas arriba y lo que se pierde aguas abajo ». Hablamos de los grandes y pequeños glaciares y las tendencias del glacialismo global, los grandes problemas de equilibrio, poniendo especial énfasis en Italia para lo cual afirma: "en unas décadas se extinguirán pequeños glaciares situados por debajo de los 3500m mientras que los grandes glaciares situados en las más altas las montañas (...) perderán sus lenguas de valle y se convertirán en glaciares de circo "todo esto a un nivel más general conducirá a" los Alpes como los actuales Apeninos ... esperando la próxima inevitable glaciación ".

El segundo capítulo: "Los lagos subglaciales de la Antártida" es una historia interesante sobre cómo fueron identificados bajo el hielo ártico, de los lagos y el capítulo es precisamente la historia de su descubrimiento porque como dice en broma el autor: "Como en toda historia que te respetes, lo primero que hay que presentar es el escenario en el que se desarrolla ». Por tanto, la historia cuenta cómo, a partir de las primeras décadas del siglo XIX, se descubrió el continente antártico, en las luchas por reclamos territoriales de parte de las distintas naciones, para llegar al Tratado Antártico. Es interesante conocer la historia de cómo los estudiosos han llegado a la conclusión de que bajo la superficie de la Antártida existen los llamados lagos "posibles" (porque aún no se han visto físicamente) gracias a toda una serie de estudios y deducciones bastante tempranas que comienzan desde el primer lago "posible" que es el lago de Vostok, para llegar a muchos otros, siempre hipotetizados, cuya exploración aún requerirá algún tiempo ya que aún no contamos con la tecnología adecuada. En cualquier caso, espero que el autor (el "falso pensionista" como él mismo se define en su biografía) pueda contarnos, muy pronto y con la misma pasión, los desarrollos de esta "contundente historia".

Luego tocamos otro tema, relativo al hielo, pero esta vez "El hielo del sistema solar". El autor, debo decir en un lenguaje simple y comprensible incluso para los no "expertos", ilustra si el hielo está presente en todas las partes conocidas de nuestro universo y cómo lo hace ". Teniendo en cuenta tanto el" hielo de agua "y otros tipos de hielo, compuestos de sustancias como el metano y el amoníaco. El autor parte de las teorías sobre la formación del Sistema Solar para analizar gradualmente los resultados de las distintas sondas lanzadas hacia planetas y / o satélites para su exploración. Luego pasamos a analizar Mercurio, la Luna, Marte, Júpiter y sus lunas, Saturno y sus lunas, Plutón y los gigantes helados más allá de Neptuno y finalmente los cometas, la nube de Ooort y el cinturón de Edgeworth-Kuiper. De astronomía "Me divertí mucho leyendo este capítulo y capturó positivamente Mi atención especialmente por la pasión del autor que se palpa en todo el escrito.

El capítulo cuarto: "Misiones espaciales en busca de agua en el Sistema Solar" ilustra de manera precisa, compatible con el público al que va dirigido, las distintas misiones que se llevan a cabo para el estudio de los cuerpos planetarios, en busca de agua, enfocándose en particular en Marte y describiendo las "invasiones pacíficas" de las docenas de sondas encontradas en órbita o en la superficie del planeta rojo. Luego pasa a los estudios para la búsqueda de la "nube protoplásmica de la que se originó todo" y luego al estudio de los cometas, dado que algunos de ellos mantienen intactas "sus características primordiales, nuestros orígenes". Hablamos, por tanto, de Saturno, Júpiter y para concluir futuras misiones espaciales en busca de agua porque "agua y vida, por tanto, las dos palabras que acompañarán la búsqueda de nuestro pasado pero también de nuestro futuro". Muy interesante.

El último capítulo: "En busca de vida en los mundos de hielo" que se puede resumir como "no es imposible postular la formación de formas elementales de vida incluso en los ambientes más fríos del Sistema Solar" es un examen muy intrigante de cómo , en los planetas y en algunos satélites además de estar presente el hielo (y esto es una certeza), la vida también podría estar presente (como la conocemos) o al menos, estuvo presente. El análisis realizado por el autor es muy detallado y rico en información científica que en cualquier caso es fácilmente accesible también por el profesor.

En definitiva, es un libro que me gustó, que requirió una buena atención en la lectura en algunas partes dada la complejidad del tema, pero de fácil comprensión y sin duda una buena herramienta para quienes deseen profundizar en el tema ya que aporta una cantidad increíble. de ideas para un estudio a gran escala.

Las más de 40 páginas de fotos son muy bonitas y ayudan no poco a entender los diferentes temas tratados.

Dr. M. G. Davoli


Simonetta Di Pippo

Simonetta Di Pippo (de soltera en 1959 en Roma) est une astrophysicienne italienne, director de la Oficina de Asuntos Espaciales de las Naciones Unidas (ou UNOOSA). Elle a été Directrice des vols habités à l'Agence espacial européenne (ESA) de mayo de 2008 a marzo de 2011.

Conseiller special auprès du directeur général de l'ESA entre abril de 2011 y mayo de 2012, Simonetta Di Pippo es Actuellement Responsable del Observatorio de la Política Espacial Europea de la Agencia Espacial Italiana (ASI) en Bruselas. Depuis juin 2009, es presidenta y cofundadora de la Asociación Internacional Mujeres en la Europa aeroespacial, basée aux Pays-Bas.

Officier de l'ordre du mérite de la République Italienne depuis 2006, la Union Astronomique Internationale a donné son nom ("dipippo") à l'astéroïde 21887 en reconocimiento de una contribución a la exploración espacial en 2008. En mayo de 2013, St . John University (Vinovo, Turín) conféré el doctorat Honoris Causa en Estudios ambientales.


Licenciada en Física, especialización en Astrofísica y Física Espacial, en la Universidad de Roma "La Sapienza", en 1986 fue contratada por el Plan Nacional del Espacio que en 1988 se convirtió en la Agencia Espacial Italiana (ASI). Sus responsabilidades incluían desde la observación de la Tierra hasta áreas de programas como la automatización y la robótica, desde las ciencias aplicadas hasta los vuelos espaciales tripulados.

En su carrera ha seguido importantes programas internacionales: desde 1989, delegado italiano en la Agencia Espacial Europea (ESA) para la Estación Espacial Internacional, experto europeo de la NASA en el programa internacional de exploración de Marte, colaboró ​​en la preparación del programa Aurora de la ESA para exploración robótica y humana del sistema solar. En 2001 fue nombrada responsable de ASI para la coordinación de la misión. Marco Polo y de octubre de 2002 a mayo de 2008 asumió nuevamente la responsabilidad del sector de Observación del Universo en la Agencia Espacial Italiana. Desde julio de 2005 hasta abril de 2008 fue presidenta del Comité de Programa de vuelo humano, microgravedad y exploración de la ESA, mientras que en 2007 se convirtió en el referente de la misión del astronauta italiano Paolo Nespoli a bordo del vuelo Shuttle STS-120.

Human Flight Director en la Agencia Espacial Europea de la ESA desde mayo de 2008 hasta marzo de 2011 [1], cuando se convirtió en Asesor Especial del Director General de la ESA, cargo que desempeñará hasta mayo de 2012. Como Director en la ESA, sus responsabilidades iban desde la producción del Vehículo de Transferencia Automatizado (ATV) a la gestión del Cuerpo Europeo de Astronautas, desde programas de investigación y ciencia en microgravedad hasta la preparación de futuros programas para la exploración humana del Sistema Solar y el desarrollo de un nuevo sistema de transporte espacial europeo. Di Pippo también fue uno de los principales proponentes del desarrollo de una Estrategia de Exploración Global (GES) que hoy cuenta con el apoyo de 14 agencias espaciales nacionales de todo el mundo. Permaneció en el contexto europeo hasta marzo de 2014, ocupando el cargo de responsable del Observatorio de política espacial europea de la Agencia Espacial Italiana.

En 2009, para promover el liderazgo femenino en el sector aeroespacial, cofundó la asociación Mujeres en la industria aeroespacial - Europa, de la cual fue presidenta hasta junio de 2016 y luego asumió el cargo de presidenta honoraria. Desde abril de 2013 es miembro de la Global Board Ready Women, la lista de posibles altos directivos recopilada por las escuelas de negocios europeas como parte de la iniciativa Women On Boards [2].

Académica electa de la Academia Internacional de Astronáutica en julio de 2013 [3], desde julio de 2012 lidera el estudio "Acceso Humano Público / Privado al Espacio" en representación de la Academia, con la tarea de analizar a escala global la posibilidad de mercado desarrollo de vuelos comerciales humanos [sin fuente] .

Desde el 23 de marzo de 2014 es el nuevo Director de la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre de las Naciones Unidas (UNOOSA), con sede en Viena [4]. En el rol de Directora, Simonetta Di Pippo desarrolla las estrategias, políticas y supervisa todas las actividades que lleva a cabo la Oficina, asegurándose de que se desarrollen de acuerdo con el mandato de la Asamblea General de las Naciones Unidas y el Comité de Usos Pacíficos del Exterior. Espacio, respectivamente (COPUOS según la abreviatura inglesa).

En 2015 Di Pippo fue nombrado miembro del Bord of Trustees, que es el órgano ejecutivo y decisorio de la IAA y del jurado del premio Hubert Curies promovido por Eurodisy que reconocerá este importante honor a quienes hayan implementado el Difusión de los beneficios derivados de las tecnologías espaciales a toda la sociedad.

En 2006, por el entonces presidente de la República Italiana, Carlo Azeglio Ciampi, fue galardonada con el título de "Caballero Oficial del Mérito" gracias al compromiso demostrado en el desarrollo de la investigación científica, las tecnologías y las aplicaciones espaciales.

  • Galardonado con el título de "Caballero Oficial al Mérito" por el presidente de la República Italiana, Carlo Azeglio Ciampi (2006) [5]
  • Premio Internacional '' Sebetia-Ter '' - Placa de Plata del Presidente de la República (Premio: "Profesor Ingeniero Luigi Napolitano") por su contribución al sector espacial (2010) [6]
  • El nombre "Dipippo" fue asignado al asteroide 21887 por la Unión Astronómica Internacional en reconocimiento a su compromiso con la exploración espacial (2008) [7]
  • Premio G.B. Lacchini, otorgado por la UAI (Unión Italiana de Astrónomos Aficionados) a científicos de primer nivel que también se han distinguido en la difusión de la cultura astronómica (2012) [8]
  • Premio de Cooperación Internacional otorgado por el Instituto Americano de Aeronáutica y Astronáutica (AIAA) a quienes contribuyan significativamente a la promoción de la cooperación internacional en actividades espaciales (2016) [9]
  • Premio Women in Aerospace Leadership Award en reconocimiento a su papel como gran inspiradora de la exploración espacial, administradora altamente capacitada para proyectos espaciales complejos y líder de mujeres jóvenes en el sector aeroespacial (2012) [10]
  • '' 'Premio Donna XIII' 'otorgado por el XIII Ayuntamiento del Ayuntamiento de Roma (2005)
  • Título de '' Visionario del espacio '' otorgado por la Sociedad Internacional de Visionarios del Espacio (2007)
  • Premio especial "Espacio para la salud" en el marco del Premio Internacional "Le Tecnovisionarie" 2010 [11]
  • Premio Internacional 'San Valentino d'Oro' en reconocimiento al "compromiso, seriedad y amor por la propia empresa" (2011) [12]
  • Premio Internacional '' Perfil Mujer '', XXII Edición (noviembre de 2011) [13]
  • Numerosos premios de logros de equipo de la ESA y la NASA obtenidos durante su carrera
  • Se tituló asteroide 21887 Dipippo.

El 10 de mayo de 2013, la Universidad St 'John con sede en Italia en Vinovo (TO) le otorgó el título Honoris Causa en Estudios Ambientales.

Simonetta Di Pippo es autora del libro '' Astronautas '' y colaboró ​​en la redacción del capítulo dedicado a la planetología en la Enciclopedia Treccani. También es autora de numerosas publicaciones científicas (unas 60) y también de numerosos informes técnicos, propuestas científicas y convenios de colaboración internacional (unas 50). Ha publicado artículos en periódicos y revistas nacionales e internacionales y tiene numerosas actividades docentes en el Instituto de Política Espacial de la Universidad George Washington (donde ocupa el cargo de profesor visitante) y la Universidad Internacional Libre de Estudios Sociales (LUISS) en Roma. Presencia continuada en retransmisiones de televisión y radio (hay más de 700 piezas recopiladas dedicadas a ella a través de radio, televisión e impresos). Participa frecuentemente como miembro del comité científico en congresos, conferencias y talleres, principalmente internacionales. Ha colaborado durante años en varios Festivales Internacionales de Ciencia (Génova, Roma, Perugia, Bérgamo).


Mario Di Martino

Es astrónomo en el Observatorio Astronómico de Turín en Pino Torinese y una figura destacada en la comunidad de astrónomos italianos.

Su principal campo de investigación es el estudio de los cuerpos menores del Sistema Solar (asteroides y cometas). En los últimos años su actividad se ha centrado principalmente en el estudio de los fenómenos de impacto de los cuerpos cósmicos en la Tierra y la búsqueda de cráteres de impacto, también con inspecciones (por ejemplo, en el caso del Evento de Tunguska). Tiene más de 100 publicaciones en revistas científicas especializadas y numerosos Proyectos europeos, realizados en colaboración con instituciones de todo el mundo (incluida la NASA).

Es miembro de laUnión Astronómica Internacional ySociedad Astronómica Estadounidense. Es un divulgador activo y entusiasta, habiendo celebrado numerosas conferencias y escrito numerosos artículos para el público en general. Di Martino colabora con el diario La impresión y publicaciones científicas mensuales Las estrellas y la edición online de la revista Enfocar, mientras que en el pasado fue colaborador de la revista mensual "L'Astronomia".

  • En 2000 fue galardonado con el Plato Giuseppe Piazzi.
  • En 2009 el Premio Gal Hassin.
  • En 2009, la Municipalidad de Isnello (PA) le otorgó la ciudadanía honoraria.
  • Se le dedicó el asteroide 3247 Di Martino.

Coautor de los siguientes textos:

  • Del hielo de la Tierra al hielo del universo - Cuadernos de la Miércoles ciencia - Erga edizioni - ISBN 978-88-8163-522-1
  • El riesgo de asteroides - Segunda edición - Región de Piamonte ed.
  • Asteroides, cometas, meteoritos 1993 - Unión Astronómica Internacional, Editores académicos de Kluwer - ISBN 0-7923-2880-9
  • Ciencias planetarias y espaciales - Sociedad Geofísica Europea, Pérgamo - ISSN 0032-0633
  • Los asteroides y el riesgo de impacto - Masso delle Fate - ISBN 978-88-87305-82-1
  • Destino lunar: desde el primer aterrizaje del hombre hasta las futuras colonias, Serie del Año Internacional de la Astronomía [conexión rota] - Gruppo B Editore, Milán -ISBN 978-88-95650-22-7
  • Enanos del sistema solar: entre planetas y cometas,
  • Serie del Año Internacional de la Astronomía [conexión rota] - Gruppo B Editore, Milán -ISBN 978-88-95650-21-0
  • Publicaciones tomadas de ADS (The SAO / NASA Astrophysics Data System)


Todo el mundo quiere cruzar el Ártico

Uno de los lugares más delicados y preciosos de nuestro planeta es la nueva frontera del turismo de masas y los problemas que crea.

El calentamiento global es una de las amenazas más graves, quizás la más grave, para la salud del medio ambiente de la Tierra. Este aumento de las temperaturas amenaza ecosistemas enteros, tanto animales como humanos, provocando extinciones por un lado, migraciones masivas, sequías, hambrunas y desequilibrios en los sistemas agrícolas, pastoriles y, en consecuencia, económicos por el otro. Especialmente en las zonas más pobres y deprimidas de la Tierra. Sin embargo, hay quienes se benefician del calentamiento global: los administradores del turismo ártico. En los mares al norte de la Península Escandinava, Canadá, Islandia y Rusia, y en el Océano Ártico, el hielo está disminuyendo notablemente debido al aumento de las temperaturas, y recientemente ahora se pueden realizar viajes más cerca del Polo Norte, y por más y más tiempo. períodos.

La gran paradoja de viajar en el Ártico (y, aunque en mucho menor grado, los mares que rodean la Antártida) no es solo lo que lo hace posible es una catástrofe natural en curso. Hay más: la industria de la navegación turística, que se beneficia del progresivo derretimiento del hielo presente en los polos terrestres, se encuentra entre las más atrasadas en cuanto a protección ambiental y cumplimiento de las normas útiles para limitar la contaminación. Para dar una idea, pocos cruceros contaminan tanto como todos los coches de Europa juntos. Los datos, bastante preocupantes, del aire de las ciudades portuarias así lo demuestran. Yo mismo, en un reportaje en dos partes, descubrí que la situación de contaminación de los grandes barcos es grave y está fuera de control, incluso en nuestro Mediterráneo y en Francia. En definitiva, para disfrutar de los efectos del calentamiento global también están los que contribuyen a crear ese calentamiento en primera persona.

Y luego están los precios de los viajes al Ártico. Muy alto. En algunos casos el paquete básico, por una semana de viaje, comienza en 12 mil dólares. Pero los precios son relativos al presupuesto, y dado que las vistas son impresionantes, según muchos, legítimamente, el precio vale la pena la experiencia.

Los pronósticos sobre el derretimiento completo del hielo añaden una paradoja adicional. El derretimiento del hielo del Ártico, de hecho, parece ser progresivo y muy rápido: tanto es así que se estima (la NASA lo hace) una pérdida del 13% del hielo cada década. El caso es que el retroceso del hielo (que naturalmente refleja los rayos del sol) expone una superficie cada vez mayor del Océano Ártico, empeorando la situación y calentando el agua que a su vez, en un círculo vicioso, contribuye a derretir el hielo restante. El caso es que la velocidad con la que retrocede el hielo es tan grande que muchos turistas tienen que reservar, e ir a verlos, antes de que desaparezcan.

Pero el Ártico también es un rompecabezas político, formado por los territorios de ocho países diferentes y, por lo tanto, por ocho sistemas legales diferentes. Para generar apetito político no solo hay un turismo en alza, también existe la posibilidad de aprovechar el derretimiento del hielo para extraer materias primas del subsuelo y del fondo marino. El interés de Estados Unidos por comprar Groenlandia es sólo uno de los muchos síntomas de un fenómeno más general y global: el de los polos como nuevo objeto de contienda y enfrentamiento entre las grandes potencias contemporáneas.

El escenario polar es tan complicado porque el hielo que creó límites naturales, obligando a los barcos y personas a desembarcar a ciertos itinerarios, cambia y con ellos los hábitos, rutas, áreas seguras e inseguras por el riesgo de deslizamientos de tierra, cambio, migraciones de fauna local y pronto. Pero también es complicado porque cada uno de los ocho estados tiene diferentes reglas con respecto a la contaminación, la seguridad y las licencias para las actividades de investigación, pesca y asentamiento. Lo que hace que la situación en los polos sea literalmente caótica es el hecho de que los barcos obedecen al país de registro, aquel para el que enarbolan la bandera. Lo que también puede ser un país alejado de los polos, con leyes y regulaciones completamente diferentes.

En la Antártida la situación es más sencilla. Aunque muchos países han hecho reclamos territoriales, ninguno está reconocido internacionalmente, por lo que en 1991 nació la Asociación Internacional Independiente de Operadores Turísticos de la Antártida, que establece las reglas en ausencia de una agencia gubernamental. Mientras que el Ártico, por el contrario, debe su confusión precisamente a las muchas jurisdicciones que se superponen y que en ocasiones chocan.

En el Ártico, la solución provisional que se ha encontrado es la de una serie de directrices para los procedimientos de seguridad, las visitas a tierra y la contaminación. Pero está en manos de entidades como la Asociación de Operadores de Cruceros de Expedición al Ártico (AECO), que no tienen poderes regulatorios. Un poco, un poco, para un lugar tan frágil y precioso desde el punto de vista naturalista, y que está desapareciendo tan rápidamente.


¿Dónde vamos a vivir con el calentamiento global?

Grandes áreas de la Tierra serán inhabitables, pero el extremo norte podría ser nuestra última esperanza.

Seamos realistas: podemos olvidarnos del objetivo de mantener el aumento de las temperaturas globales dentro de 1,5 / 2 °. Las estimaciones más realistas, a estas alturas, hablan de un crecimiento que se puede contener dentro de los 3 °, pero que podría llegar hasta los 4 ° a finales de siglo. Si este fuera el caso, ¿a qué tipo de mundo nos enfrentaríamos?

“Micronesia ha desaparecido, hundida bajo las olas. Pakistán y el sur de la India han sido abandonados. Europa se está convirtiendo lentamente en un desierto ", seguimos leyendo. Gran pensamiento. Estas no son las únicas áreas inhabitable por el aumento de las temperaturas y los fenómenos naturales cada vez más extremos: prácticamente toda África se convertirá en un desierto, mientras que América del Sur será inhabitable principalmente debido a las inundaciones, la sequía y el clima extremo.

Lo mismo ocurre con Centroamérica y parte de Estados Unidos. En general, todo el sudeste asiático y China también lo están haciendo mal, donde los ríos y acuíferos se habrán secado por completo, lo que provocará el abandono de la región, mientras que los monzones erosionarán el suelo, dejando solo arena.

En el mapa (publicado inicialmente por Científico nuevo y luego puesto a disposición en línea por el escritor indio Parag Khanna), el color rojo indica las áreas costeras que han sido sumergidas. Parece una pequeña porción, pero una gran parte de la población se concentra aquí. En los Estados Unidos, por ejemplo, las costas, excluyendo Alaska, representan solo el 10% del territorio, pero están habitadas por el 40% de la población total. El color marrón, por otro lado, indica áreas que se vuelven "inhabitables debido a inundaciones, sequías o climas extremos". El naranja no es mucho más alentador: indica un "desierto inhabitable" (como puede ver, Italia lo está haciendo muy mal).

En pocas palabras, y como ya sabemos, un aumento de 4 ° en las temperaturas sería una auténtica catástrofe, capaz de sumergir territorios enteros, hacer otros desérticos y empeorar drásticamente los fenómenos climáticos en gran parte del mundo. Pero si el mundo se reduce a estas condiciones en menos de un siglo, ¿dónde vamos a vivir?

Más allá de los proyectos de ciencia ficción que pretenden llevarnos a Marte para escapar de un planeta que nosotros mismos hemos podido devastar, una probabilidad más concreta es la de habitar zonas de la Tierra que, precisamente a raíz del cambio climático, podrían volverse acogedoras. .

Empecemos por el extremo sur: como confirman algunos informes, la parte más occidental de la Antártida se está volviendo verde y podría continuar en un proceso de reforestación espontánea que la transformaría en una zona serenamente habitable por humanos. Lo mismo ocurre con Nueva Zelanda, que debería escapar al destino de una gran parte de Oceanía y, con la excepción de algunas áreas sumergidas, podría albergar a una parte de la población que huye.

Las cosas son incluso mejores (por así decirlo, por supuesto) en el hemisferio norte. Siberia y Canadá, según lo informado en el mapa, "ofrecerán precipitaciones fiables y una temperatura más suave, las condiciones ideales para convertirse en el nuevo granero del mundo". Lo mismo ocurre con el Reino Unido, Escandinavia, Groenlandia y el norte de Rusia.

Según Khanna, "toda la población de las regiones árticas, que hoy albergan a 4 millones de habitantes, podría crecer a 400 millones en los próximos veinte años". No solo eso: las regiones ahora desérticas y consecuentemente abandonadas podrían convertirse en la proveedora de energía del mundo, estando completamente cubiertas con paneles solares.

De hecho, lo que se imagina en este mapa es una completa reubicación de la población mundial principalmente en la dirección de sur a norte y hacia los extremos todavía poblados por el hielo hoy. Un proceso que comenzaría en los próximos años y que podría durar todo el siglo XXI.

Todo esto, fíjate, no significa que podamos mirar la actual crisis climática sin preocuparnos. En primer lugar, porque este escenario (cuya veracidad hay que comprobar) en todo caso implica catástrofes, inundaciones y migraciones de cientos de millones de personas con las desastrosas consecuencias que se pueden imaginar.

En segundo lugar, porque sería una solución temporal: aunque pudiéramos reubicar a una gran parte de la población mundial gracias a las nuevas áreas habitables (esto también es una gran incógnita, que en cualquier caso daría lugar al apartheid climático que ya hemos hablado), todavía se sabe cuánto tiempo, en ausencia de cambios radicales en términos de emisiones de gases de efecto invernadero, podría durar esta nueva situación, que ve los extremos del hemisferio como habitables y las antiguas zonas templadas como no habitables. Y en todo esto, por supuesto, nadie tiene en cuenta el apocalipsis que afrontarían los animales que habitan el planeta.

Sin embargo, si tiene algo de dinero en efectivo, podría valer la pena comenzar a invertir en una casa de campo en Groenlandia.


Las grandes preguntas del Universo

Desde los agujeros negros hasta el destino del Universo, Stuart Clark responde a las veinte preguntas fundamentales de la astronomía, la cosmología y la existencia misma.

Collar: las grandes preguntas

Cuando se trata del cosmos, las preguntas son inevitablemente "grandes". ¿Qué es el Universo? ¿Cómo nació y cómo terminará? ¿Einstein tenía razón? ¿Qué es un agujero negro? En el nuevo libro de la exitosa serie "Las grandes preguntas", Stuart Clark aborda los temas más fascinantes de la astronomía contemporánea a través de veinte preguntas. De estos, algunos han encontrado una respuesta definitiva, otros están cerca de una solución, aún otros, aún sin resolver, son los que inspiran el trabajo de los astrónomos y cosmólogos de nuestro tiempo. Cada una de las preguntas propuestas aborda un aspecto fundamental de nuestra percepción del Universo y de nuestros esfuerzos por comprender cuál es el lugar del Hombre en el cosmos. Una lectura fascinante que abre un horizonte a la magia especial que nos toca cuando contemplamos el Universo.

¿CUÁN GRANDE ES EL UNIVERSO?

¿DE QUÉ ESTÁN HECHAS LAS ESTRELLAS?

¿CÓMO SE FORMÓ LA TIERRA?

¿POR QUÉ LOS PLANETAS PERMANECEN EN ÓRBITA?

¿CÓMO SE FORMÓ EL UNIVERSO?

¿CUÁLES FUERON LOS PRIMEROS CUERPOS CELESTIALES?

¿QUÉ ES LA MATERIA OSCURA?

¿ESTAMOS HECHOS DE POLVO DE ESTRELLAS?

¿EXISTEN OTRAS FORMAS DE VIDA INTELIGENTE?

¿PUEDES VIAJAR EN EL ESPACIO Y EL TIEMPO?

¿PUEDEN CAMBIAR LAS LEYES FÍSICAS?

¿EXISTEN UNIVERSOS ALTERNATIVOS?

¿CUÁL SERÁ EL DESTINO DEL UNIVERSO?

¿HAY UNA PRUEBA COSMOLÓGICA DE LA EXISTENCIA DE DIOS?

año 2012
mes Mayo
formato 15 x 21,3 centímetros
paginas 208
Nota ilustrado
Nivel Para todo el mundo
Colegio Secundaria de segundo grado

Introducción - ¿QUÉ ES EL UNIVERSO? Hombre descubriendo lo que le espera ahí fuera - ¿CUÁN GRANDE ES EL UNIVERSO? La escala de distancias cosmológicas - ¿CUÁL ES LA EDAD DEL UNIVERSO? Cosmología y crisis de la edad. ¿DE QUÉ ESTÁN HECHAS LAS ESTRELLAS? La receta cósmica - ¿CÓMO SE FORMÓ LA TIERRA? El nacimiento del planeta que llamamos "hogar" - ¿POR QUÉ LOS PLANETAS PERMANECEN EN ÓRBITA? ¿Y por qué no cae la luna? - ¿EINSTEIN TENÍA CORRECTO? Fuerzas gravitacionales contra deformaciones espacio-temporales - ¿QUÉ ES UN AGUJERO NEGRO? Monstruos codiciosos, puntos que se evaporan y cuerdas enredadas. ¿CÓMO SE FORMÓ EL UNIVERSO? Hipótesis del Big Bang - ¿CUÁLES FUERON LOS PRIMEROS CUERPOS CELESTIALES? Los orígenes del Universo que conocemos - ¿QUÉ ES LA MATERIA OSCURA? El misterio de lo que mantiene unido al cosmos - ¿QUÉ ES DARK ENERGY? La sustancia más misteriosa del Universo - ¿ESTAMOS HECHOS DE POLVO DE ESTRELLAS? El misterio del origen de la vida - ¿HAY VIDA EN MARTE? En busca de nuestros vecinos - ¿EXISTEN OTRAS FORMAS DE VIDA INTELIGENTE? Quizás no estemos solos ¿PUEDES VIAJAR EN EL ESPACIO Y EL TIEMPO? Sistemas de propulsión warp y viajes en el tiempo. ¿PUEDEN CAMBIAR LAS LEYES FÍSICAS? Física más allá de Einstein - ¿EXISTEN UNIVERSOS ALTERNATIVOS? El gato de Schrödinger y su impacto en nuestra vida - ¿CUÁL SERÁ EL DESTINO DEL UNIVERSO? Big Crunch, muerte térmica lenta o Big Rip - ¿HAY UNA PRUEBA COSMOLÓGICA DE LA EXISTENCIA DE DIOS? El Universo parece hecho especialmente para el ser humano. Glosario - Índice

¿EXISTEN OTRAS FORMAS DE VIDA INTELIGENTE?

Le probabilità di rivelare la presenza di organismi extraterrestri sono piccole grande, invece, è la curiosità che tuttora spinge l’uomo a cercare di capire se siamo soli nell’Universo.

A Green Bank, nella Virginia occidentale, il freddo può essere pungente anche in aprile, soprattutto alle quattro del mattino. Il professor Frank Drake è ormai in pensione ma se lo ricorda perfettamente: era il 1960, e fu a quell’ora che Drake, allora ventinovenne, si mise al lavoro al telescopio di Green Bank. Era il primo essere umano a ricercare forme extraterrestri di vita intelligente. Sintonizzò il ricevitore del radiotelescopio sulla frequenza delle onde radio emesse dagli atomi di idrogeno: data l’importanza dell’acqua (formata da idrogeno e ossigeno) per gli esseri viventi della Terra, Drake sperava che gli extraterrestri considerassero quella frequenza fondamentale come la portante più naturale per trasmettere un segnale. Dopo di che, Drake puntò il telescopio verso il primo obiettivo: Tau Ceti, una stella simile al Sole distante appena 12 anni-luce dalla Terra. Aveva preparato un registratore collegato a un altoparlante, sperando di captare subito un segnale extraterrestre forte e chiaro, ma da Tau Ceti non giunse nulla. Drake passò quindi a Epsilon Eridani, la seconda stella della lista: nel giro di qualche minuto la stanza si riempì di potenti scariche radio. Non gli sembrò vero che potesse essere così facile, ma poi il segnale sparì ricomparve dopo giorni di ricerche, ma a quel punto era chiaro che si trattava di un’interferenza proveniente dalla Terra. Drake e i suoi colleghi non si scoraggiarono e continuarono a cercare. Non hanno ancora smesso.

Il grande silenzio

Mezzo secolo dopo l’inizio delle ricerche non esistono ancora indizi dell’esistenza di altre forme di vita intelligente nella Via Lattea. Eppure l’assenza di segnali, ribattezzata da qualcuno «grande silenzio», non significa affatto che gli extraterrestri non esistano. La galassia è così grande, lo spettro radio è così vasto e la tecnologia di cui disponiamo è così limitata (se paragonata a quello che potremmo costruire se avessimo dei finanziamenti) da poter affermare che le ricerche, finora, sono appena cominciate.

L’assenza di prove non è una prova di assenza.

Il modo migliore per cogliere l’enormità dell’impresa e delle sue incognite è fare ciò che fece lo stesso Drake nel 1960 quando cercò di valutare il numero di civiltà extraterrestri che ci si sarebbe dovuti aspettare nella Via Lattea. Drake stilò una lunga serie di fattori che, moltiplicati tra loro, avrebbero prodotto la stima desiderata:

2. La frazione di queste stelle dotata di pianeti.

3. La frazione dei pianeti in grado di ospitare forme di vita.

4. La frazione dei pianeti compatibili con la vita che ospitano effettivamente forme di vita.

5. La frazione dei pianeti che ospitano forme di vita intelligente.

6. La frazione delle forme di vita intelligente in grado di sviluppare una tecnologia.

7. La vita media di una specie capace di comunicare in altre parole, per quanto tempo una civiltà trasmetterà segnali radio che possano essere captati sulla Terra.

Triste ma vero, l’unico fattore conosciuto è il primo. Gli astronomi hanno dimostrato che nella Via Lattea nascono mediamente sette nuove stelle ogni anno attualmente stanno cercando di valutare il secondo termine, cioè la frazione delle stelle dotate di pianeti. Gli astrofisici hanno sempre dato per scontato che il nostro sia un Sistema Solare tipico e che quasi tutte le stelle dovrebbero essere in grado di dare origine a pianeti. Purtroppo si tratta di un’ipotesi difficile da verificare perché è difficilissimo vedere un pianeta che orbita attorno a un’altra stella. Non emettendo luce, un pianeta viene mascherato dalla luce della stella madre. Riuscire a fotografarlo, quindi, equivale a distinguere una capocchia di spillo tenuta vicino a una torcia. Ciò nonostante, negli ultimi 15 anni gli astronomi hanno dedotto l’esistenza di più di 400 pianeti in orbita attorno ad altre stelle e li hanno battezzati «esopianeti».

La loro scoperta è avvenuta misurando le oscillazioni indotte dalla gravità di ogni pianeta nella stella madre (si veda Perché i pianeti seguono un’orbita?).

Il Sole, con tutti quei pianeti che girano intorno ad esso e da esso dipendono, può ancora maturare un grappolo d’uva come se non vi fosse nient’altro da fare in tutto l’Universo.

Oggi gli astronomi possono farsi un’idea più completa del numero e della varietà dei pianeti grazie al telescopio spaziale Keplero, che consente di monitorare 100 000 stelle registrandone l’eventuale diminuzione di luminosità in seguito all’occultamento da parte di un pianeta (per indicare tale allineamento di due corpi celesti si parla di «transito»). Trovandosi molto al di sopra dell’atmosfera terrestre e dei suoi effetti di distorsione, Keplero è abbastanza preciso da rivelare la modesta riduzione di luminosità indotta dal transito di pianeti simili alla Terra. Gli astronomi ritengono che in questo modo potranno scoprire quante sono le stelle dotate di pianeti, riuscendo così a valutare il secondo termine dell’equazione di Drake. Grazie ai dati raccolti da Keplero, inoltre, gli astronomi potranno stimare il valore del terzo termine, vale a dire il numero dei pianeti adatti a ospitare forme di vita.

Uno solo di tutti gli esopianeti scoperti finora sembra abitabile. Si chiama Gliese 581c e orbita intorno a una nana rossa poco luminosa a soli 20 anni-luce dalla Terra. Le sue dimensioni sono una volta e mezza quelle della Terra la sua massa, tra cinque e dieci volte maggiore di quella della Terra, genera un campo gravitazionale due volte più intenso.

Il pianeta potrebbe essere un grande mondo roccioso, una «super-Terra», o un corpo celeste «oceanico» con qualche somiglianza con due pianeti del nostro Sistema Solare, Urano e Nettuno. La massa di questi due pianeti si discosta poco dal limite superiore calcolato per la massa di Gliese 581c vicino a una stella i loro ghiacci si scioglierebbero, trasformando il pianeta in un mondo totalmente ricoperto d’acqua.

Gli astronomi pensano che Gliese 581c sia abitabile a prescindere dalla sua natura oceanica o rocciosa proprio perché si trova nella «fascia abitabile» della sua stella.

Il libro si rivolge a chiunque sia interessato ai grandi temi della cosmologia e dell’astronomia.


Video: LA TIERRA Catástrofe-2 La Bola de Nieve - Documentales