Varios

Injerto de cítricos

Injerto de cítricos


Injerto de cítricos

El injerto es una práctica de cultivo que permite obtener una nueva planta o fruta nueva combinando partes de dos plantas de la misma especie o familia. El injerto permite el desarrollo y propagación de muchas plantas, especialmente las arbóreas, o más bien las frutales. Realizado con las técnicas adecuadas y la debida previsión, el injerto permite obtener plantas con un excelente rendimiento estético y frutos de mejor calidad y más resistentes a los agentes fitopatógenos y las condiciones climáticas más difíciles. Entre las plantas a injertar también encontramos frutos cítricos, que también pueden propagarse por esquejes. El injerto permite cultivar diferentes especies de cítricos, con la garantía de obtener el mismo buen fruto que la planta principal en cualquier caso.


Como funciona

El injerto de cítricos utiliza principalmente técnicas de injerto de corona o dividido. Ambos también se denominan injertos de vástago, porque en la planta principal, denominada portainjerto o planta madre, se injertan uno o dos vástagos compuestos por una rama con dos o tres yemas. El portainjerto, en cítricos, está compuesto por naranja amarga, variedad que resiste mejor a agentes externos e infecciones, mientras que el vástago o injerto se tomará de clementina, mandarina, limón o cualquier otra variedad. Para injertar cítricos no existen límites a la elección del injerto, que puede pertenecer a cualquier especie de cítrico, siendo importante la elección del portainjerto, que debe tener algunas características vegetativas básicas importantes, como la calidad del fruto y el Resistencia de la planta. Los vástagos a injertar deben tener una longitud de unos diez, quince centímetros y un centímetro de diámetro, mientras que el portainjerto, tras desmochar horizontalmente, del que se obtiene una superficie redonda, debe cortarse verticalmente a unos 4 centímetros del borde, practicando una "herida" en forma de V, a unos cuatro centímetros del borde. El vástago se puede insertar en esta herida. En este caso habremos practicado el injerto dividido. Si el corte se realiza de manera que se obtenga la forma de un pico de flauta, el injerto se denomina "pendiente". Si se hacen dos incisiones laterales en la corteza, se pueden insertar dos vástagos, que parecerán estar colocados en paralelo entre sí y precisamente entre la madera y la corteza. En este caso habremos practicado el injerto de corona.


Que evitar

Al injertar cítricos, se deben evitar los portainjertos con cortes o heridas que ya no se pueden cerrar y aquellos dañados por evidentes ataques patógenos o condiciones ambientales extremas. La planta madre, antes de ser injertada, debe limpiarse también de los brotes y ramitas de la base, mientras que no se recomienda arrancar la savia de los chupones que servirá para nutrir el injerto. Los chupones son brotes que se desarrollan en la base de las plantas leñosas, especialmente los cítricos y los olivos. Estas partes de la planta tienden a quitar energía de la planta, apoderándose del resto de áreas productivas de la misma, por lo que es útil eliminar los chupones en la base del portainjerto. También se debe realizar la remoción de aquellos que puedan surgir después del injerto.


Que herramientas usar

Para realizar los injertos, se utilizan cuchillos adecuados para la operación y comúnmente denominados "cuchillos de injerto". Alternativamente, puede usar los ganchos para pico, similares a los cuchillos, pero con una hoja ligeramente curva. La hoja de los cuchillos de injerto debe estar bien afilada. Para permitir cortes limpios y precisos, se encuentran disponibles en el mercado cuchillos de injerto con mangos ergonómicos de plástico y hojas muy afiladas. El coste de estos cuchillos es bastante asequible y ronda los nueve u once euros. Las navajas para injertar tienen hojas de acero inoxidable, las cuales tienen la ventaja de no oxidarse, aunque las navajas con hoja de acero bruñido, un material muy afilado utilizado para armas de fuego, parecen más adecuadas para injertar frutos cítricos, pero con una alta tendencia a la oxidación.


Injerto de cítricos: Precauciones

Para permitir que el injerto eche raíces, se debe prestar atención a algunas precauciones útiles. Los vástagos deben tener cogollos firmes, por lo que es mejor cosecharlos en otoño, cuando no están en fase vegetativa, sino en fase de reposo. El mismo debe conservarse en el frigorífico para ser utilizado en el momento del injerto que, en cítricos, se debe realizar en primavera (injerto de corona), cuando la planta se encuentra en pleno vigor vegetativo y cuando la corteza se desprende con mayor facilidad del tronco oa finales de otoño (injerto dividido). Para evitar el fracaso de la cicatrización del injerto, las heridas de los cortes deben sellarse cuidadosamente. En el injerto partido, los cortes se cierran con masilla agrícola, mientras que en el injerto de corona se fijan los vástagos atándolos con rafia (cuerda agrícola) que debe cubrir toda la superficie y circunferencia del portainjerto. Los vástagos que sobresalen se protegen cubriéndolos con una bolsa de congelador cerrada con un lazo de cuerda. Estas fundas se cubrirán además con una bolsa de papel para pan, que siempre irá atada con una cuerda. Las bolsas deben retirarse cada 15 días para comprobar el desarrollo de los cogollos. Si estos están presentes, las bolsas deben eliminarse y la planta debe colocarse en un lugar no excesivamente expuesto a la luz solar directa. La masilla y la cuerda deben retirarse solo cuando las heridas de los cortes hayan cicatrizado por completo, formando el "callo" que une los vástagos al rizoma.



Video: Injerto de cítricos por yema, rápido, sencillo y muy efectivo.